Portada Internacionales

Bolivia: Evo Morales podrá ir por un cuarto mandato

En polémico fallo, el Tribunal Constitucional ignoró las trabas de la ley y la Constitución bolivianas interpretando que está por encima un artículo de la Convención Americana de DD.HH.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, fue habilitado el miércoles a presentarse como candidato para un cuarto mandato presidencial en las elecciones de 2019 por la sala plena del Tribunal Constitucional Plurinacional, que dio vía libre a la reelección indefinida en el país.

El Tribunal Constitucional Plurinacional declaró la aplicación preferente del artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos por encima de la Ley Electoral y Constitución boliviana.

El polémico artículo 23, que se aplicará por primera vez en Bolivia, señala que todos los ciudadanos gozan de los derechos y oportunidades de “votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, realizadas por un sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores, y de tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones públicas de su país”.

La resolución fue firmada por el presidente del Tribunal Constitucional, Macario Lahor, y por los magistrados Juan Valencia, Zenón Bacarreza, Mirtha Camacho, Virginia Andrade y Ruddy Flores.

El fallo definitivo de la Justicia también admite la reelección del vicepresidente Álvaro García Linera, de gobernadores, alcaldes, diputados, senadores, concejales y asambleístas departamentales.

El presidente boliviano logró ser habilitado para su posible reelección en 2019 pese a que la Constitución del país se lo impedía y a que la propuesta para ello había sido rechazada en un referéndum celebrado el 21 de febrero del año pasado.

El Tribunal Constitucional de Bolivia admitió en septiembre pasado analizar el pedido de reelección de Morales y su vicepresidente García Linera porque un grupo de parlamentarios del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) solicitó a la Justicia modificar cuatro artículos de la Constitución, que permitía sólo una reelección, y cinco de la Ley Electoral.

Morales accedió por primera vez a la presidencia el 22 de enero de 2006 con la vieja Constitución. En su Gobierno convocó a una Asamblea Constituyente, que elaboró una nueva Carta Magna que entró en vigor en febrero de 2009.

Su primer mandato con la nueva Constitución se inició en 2010 y se prolongó hasta 2015. En ese marco fue reelegido por única vez para el período 2015-2020.

La sentencia del Tribunal Constitucional provocó algarabía entre los seguidores de Morales. La senadora oficialista Nélida Sifuentes dijo estar satisfecha con que el mandatario sea candidato en 2019.

Recibimos con alegría la noticia sobre la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la habilitación del presidente @evoespueblo como candidato el 2019. 
Sabemos que la oposición siempre nos va a criticar de todo y de nada, pero que ahora digan quién es su candidato.

   

“Recibimos con alegría la noticia sobre la habilitación del presidente Evo (...) Sabemos que la oposición siempre nos va a criticar de todo y de nada, pero que ahora digan quién es su candidato”, escribió en Twitter.

El líder de la oposición boliviana, el empresario Samuel Doria Medina, de la centroderechista Unidad Nacional (UN), lamentó el fallo y lo calificó como un “golpe de Estado”.

“Se ha consumado un golpe de Estado contra la democracia y (el fallo) ha ido contra la opinión de la mayoría de los bolivianos, que se expresó en el referéndum del 21 de febrero de 2016”, en el cual se rechazó la reelección presidencial, dijo Doria Medina.

Pronunciamiento de exmandatarios y jefes de partidos políticos sobre la decisión de los jueces masistas.

   

También el secretario general de la Central Obrera Boliviana (COB), el minero Guido Mitma, expresó preocupación por que el Tribunal Constitucional haya declarado procedente la acción presentada por el MAS para lograr la habilitación del mandatario.

“Este fallo debe preocupar porque el Tribunal Constitucional no respeta la propia Constitución Política del Estado. Nosotros pedimos respeto al voto ciudadano expresado el 21 de febrero del año pasado”, dijo.

Por su parte, el ex presidente Carlos de Mesa (2003-2005) sostuvo que el Tribunal Constitucional destruyó las garantías democráticas. “Desconoce la inalienable soberanía del pueblo (21 de febrero). Convierte a Bolivia en un país sometido al arbitrio del Presidente Morales y burla la majestad de la Ley”, destacó en Twitter.

Otro ex mandatario, Jorge Quiroga (2000-2002), anunció que la última instancia legal para impedir la habilitación de Morales será recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Evo Morales está desconociendo el resultado del 21 de febrero cuando los bolivianos le dijimos que no se puede quedar en el poder y que se debe ir a su casa (...). El próximo año, con el sistema interamericano, vamos a recuperar la democracia de las garras de Evo Morales”, declaró.