Tiene 8 años, y hasta el accidente de sus padres vivía su niñez de manera natural. Era una nena alegre, feliz, que disfrutaba de jugar con sus amigos, ir a la plaza, tomar leche chocolatada. Era la mimada de la casa. Su ídolo es Pilar, dice que cuando sea grande quiere ser como ella… Desde la muerte de sus padres ha dejado de hablar. Nunca más ha dicho una palabra. Aun le están haciendo algunos estudios, pero todos saben que es algo emocional. Así y todo, Joaquín y sus hermanos intentarán que siga con su vida normal. Azucena no le tendrá nada de paciencia. Y será Irene quien logre interpretarla, pero el cariño de Joaquín, y luego de Manuela, quien la curará y la hará volver a hablar.

Error

Se ha producido un error. Por favor contacte al administrador.

×
×